6 de julio de 2012

Nunca volveremos a ser las mismas (Brenda H. Lewis)

«Tengo la desgracia de ser una mujer heterosexual a la que 
no le interesan los hombres —he dicho en cambio—. Esa es mi cruz, 
Concha, y también mi cara. Déjate de miedos y de mandangas.»

Después de nosécuántas semanas (desde principios de mayo) sin poder leer por placer (ya sabéis, las lecturas obligatorias de dos filologías, exámenes, trabajos y más horrores), ¡por fin he podido darme el lujo! Y, si os tengo que ser sincera, no podría haberlo hecho con un libro mejor que Nunca volveremos a ser las mismas, un libro que llegó a mi vida casi de casualidad y de cuya llegada a mis manos no me arrepiento en absoluto. Divertido hasta decir basta, con unos personajes tan reales y cercanos y una protagonista tan... mujer de verdad que ha conseguido entretenerme y hacerme reír en momentos en los que soltar una carcajada parecía casi imposible.
Maica es una mujer incorrecta, tiene un corazón que no le cabe en el pecho y un pecho que empieza a no ser lo que era. De cuarenta y tantos años, divorciada y con una hija adolescente, peleada con el mundo en general y con su madre y con los hombres en particular, esta abogada adicta al trabajo y a los consejos bienintencionados que le propina su mejor amiga es la demostración de que un sentido del humor bien administrado vale más que un tesoro...
La novela tiene dos puntos claves que la hacen tan... buena (en el sentido de calidad literaria y en el sentido, también, de entretenimiento), que son, sin duda, la pluma de Brenda (qué autora... ¡QUÉ NARRADORA!) y sus Personajes, así, con mayúsculas. Cuando empecé a leer no sé muy bien qué esperaba: tal vez una novela romántica, una historia sobre mujeres... Y tiene mucho de las dos, aunque, sobre todo, es una historia sobre la vida y cómo afrontar el paso de los años con todo lo que ello conlleva.

Así que nos encontramos con Maica Solís, abogada, madre de una adolescente china que empieza a despertar en muchos asuntos de la vida, hija de una madre yeyé cuya frase preferida es "oooh, qué bonitoooo", ex de un piloto del que no vale la pena hablar... Ah, sí. Y está a punto de cumplir cincuenta años. ¡CINCUENTA! ¿Nos hemos vuelto locos?
«La edad está por todas partes, Rossi, no fastidies. Sobre todo, cuando se trata de nosotras: en las arrugas, en los hijos, en los ex, en las que nos quitaron a los ex, en las caderas, en los michelines, en la dieta disociada... La edad es como Dios: omniasquerosa.»
A pesar de sus 288 páginas, la historia y la voz de Maica atrapan tantísimo que, si no hubiera sido porque he estado de mudanza y con problemas varios, estoy segura de que habría podido leerlo en un día. Brenda H. Lewis se transforma en su personaje principal para darle la voz adecuada, y lo hace tan, pero tan bien, que es como estar hablando por teléfono con Maica mientras te explica todo lo que le ha ido pasando. Porque ésa es la magia de Nunca volveremos a ser las mismas: la narradora no se limita a explicar lo que va ocurriendo, sino que lo hace con tanta gracia y personalidad que, al menos a mí, ha conseguido sacarme más de una carcajada con algunas de sus ocurrencias.


La acción (que dura unas cuantas semanas, las anteriores al cumpleaños de Maica) transcurre entre Barcelona y Reignac, un pueblo francés, donde Maica conocerá a Jean-Claude, médico rural descendiente de españoles. Es en francia donde ocurren algunos de los momentos más inolvidables y divertidos de la novela, o al menos los que más he disfrutado. Un viaje con su madre y su mejor amiga Rossi, las llamadas de Chini desde Inglaterra -donde está estudiando inglés y conoce a un tal Joan-Manos-Largas, como lo apoda una muy preocupada y protectora Mami-Maica-, la relación con Jean-Claude...
«—Porque no nos educaron para elegir, sino para ser elegidas —ha continuado—. Y, en el fondo, somos tantas las generaciones que hemos crecido y hemos vivido esperando a que un hombre nos mire para sentir que somos importantes que no hay manera humana de hacer que esto cambie.»
La verdad es que no quiero explicar mucho del argumento porque sería quitarle magia a la novela, pero sí quiero decir que es una historia escrita para mujeres, pero no por ello se respalda en los tópicos de "no necesitamos a los hombres para nada", aunque Maica caiga alguna vez que otra -como hemos hecho todas alguna vez- en ellos. Se aleja del "los hombres no sirven para nada" y le da fuerza a lo que de verdad importa: la amistad. Nuestras amigas, esas personitas que están ahí para darnos un abrazo cuando lo necesitamos, aunque muchas veces queramos estrangularlas.

En definitiva, Nunca volveremos a ser las mismas es un canto a la amistad y al amor por nosotras mismas, porque somos mujeres, y por lo tanto somos fuertes. Y aunque podemos con todo, siempre se necesitan apoyos que estén ahí en los malos momentos, apoyos que no importa la edad que tengas o si son familia o no, siempre estarán ahí. Rodeémonos de amigas y de personas que nos quieran, y ya tendremos la mayoría del trabajo hecho. Después sólo queda bailar, reír hasta que nos duela el estómago y vivir, vivir mucho y bien y como nosotros queramos.
«Y yo me pregunto: ¿por qué todo es tan... difícil cuando nos enamoramos? ¿Por qué lo que importaba deja de pronto de importar y te vuelves lela y no escuchas y el trabajo te aburre y ya no te realizas, y lo que molestaba ta ni eso, y lo que no molestaba de pronto es insoportable...? ¿Por qué todo es tan... condenadamente por qué?»
PD: Muchísimas gracias a la editorial Espasa por el ejemplar y, sobre todo, gracias a Brenda H. Lewis, por llenar cada día mi TL de Twitter con buenas vibraciones y por haber escrito una novela tan fresca, divertida y, en definitiva, genial.


15 comentarios:

  1. Pues habrá que echarle un ojo. A mi lista de deseos de aNobii :3

    ResponderEliminar
  2. Lo lei la semana pasada y publique la reseña ayer. Lo disfrute mucho, me rei sola como una tanto y me encantaron sus personajes. Besos

    ResponderEliminar
  3. No podrías haberlo descrito mejor, realmente es una novela que arranca carcajadas aunque se pase por una mala época. Y cuántos momentos hay de esos en Francia ;o)
    Besotes desiguales.

    ResponderEliminar
  4. Estoy deseando leer esta novela, me tiene que llegar en unos días así que espero tener la misma opinión que tú.
    Besos!!

    ResponderEliminar
  5. Otro libro más que esta en mis pendientes, si es que la lista es enorme...
    Tiene muy buena pinta, además de que el género chick-lit me encanta.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  6. Desde luego, cuando necesite una inyección de "buen rollo", ya sé dónde ir a buscar. ;)

    ResponderEliminar
  7. Pues por tu reseña intuyo que este libro me va a gustar mucho y las críticas que he leído son todas bastante buenas así que a ver cuando le hinco el diente ^-^

    Un besito♥

    ResponderEliminar
  8. Últimamente leo un montón de reseñas de este libro y la verdad es que me apetece muchísimo, me gusta el género y creo que puede ser un libro perfecto para una tarde de relax:)
    1beso

    ResponderEliminar
  9. Me ha gustado mucho tu reseña, tengo el libro entre mis próximas lecturas y espero disfrutarlo tanto como tú
    besos

    ResponderEliminar
  10. Hola! No conocía la novela, por lo que cuentas veo que te ha gustado mucho, y las citas que has puesto me han encantando, ¡¡qué verdad!! Así que miraré a ver si está por la biblioteca, o si lo puedo conseguir, a la wishlist va seguro :P Un saludo!

    ResponderEliminar
  11. Pues me la apunto, por que con lo que comentas, parece una buena lectura.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. No es mi genero si soy honesta, pero para desconectar, perfecto!

    ResponderEliminar
  13. Me llegó hace unos días a casa, así que dentro de poquito lo leeré :D Me gusta eso de que sea tan fresco y divertido, perfecto para estas fechas ^^

    Gracias por la reseña! Me ha gustado mucho <3 Un beso!

    ResponderEliminar
  14. Si a ti te ha encantado, estoy segura que a mí también me encantará. ¡Me la apunto! Además llevo tiempo que por circunstancias de mi alrededor me apetece leer una novela así, fresca, divertida, pero con un mensaje escondido entre sus letras. :)

    ResponderEliminar